Ei! Berriak

[eiberri.eus] Persecución en Eibar con un coche robado en Durango, huye tras embestir a la Ertzaintza

El coche fue robado el pasado 30 de septiembre
Imagen del coche tras la persecución de ayer

EIBAR.- Eran las once y media de la pasada noche cuando en la calle Otaola de Eibar una patrulla observaba un coche que circulaba a gran velocidad y que era conducido por un hombre con capucha. Es en ese momento los agentes le han alcanzado y se han puesto delante del vehículo denunciado, un Mini verde robado en Durango el pasado 30 de septiembre, a que el semáforo se pusiera en verde para seguirle de cerca. En ese momento el conductor del coche robado, al percatarse de la presencia de la Ertzaintza, ha decidido saltarse la señal en rojo para escapar de los agentes. Ha sido entonces cuando ha comenzado la persecución, ha girado en dirección contraria y tras unos metros tras quedarse subido en una isleta ha embestido a la patrulla dejando el coche inutilizado con la dirección rota. Posteriormente ha conseguido huir y sobre las doce de la noche han localizado el coche aparcado en la calle Urkizu.

Eran la una de la mañana cuando el durangarra, dueño del Mini verde, recibía la llamada de la policía autonómica para que acudiera a Eibar a comprobar el estado de su vehículo. El coche con varios golpes, tenía en su interior herramientas, ropa y bidones vacíos de gasolina. Según ha informado el departamento de Seguridad, tras coger huellas del interior del coche, se ha abierto un atestado y la investigación continúa abierta para dar con el conductor del coche robado. El denunciante ha asegurado que esta mañana llevará el coche al concesionario para comprobar el estado real del mismo.

Multa de 200 euros con el coche robado

Este durangarra que ayer recuperó en su coche, aunque hoy conocerá el estado actual del mismo, llevaba 47 días sin su Mini verde descapotable, después de que en la madrugada del 30 de septiembre fuera robado del garaje situado en Laubideta. Los ladrones rompieron la puerta y se llevaron el vehículo, además de varias guitarras eléctricas, zapatos de mujer, jabón de lavadora y una Wii. Al día siguiente se interpuso la denuncia ante la Ertzaintza y ese mismo día a la noche avisaron al denunciante de que su coche había sido visto en la AP-8, dirección Bilbao.

A pesar de haber alertado a la Ertzaintza, no consiguieron localizar el coche. Sin embargo, la sorpresa llegó el pasado 11 de octubre, cuando el dueño del vehículo recibió una multa porque su vehículo robado había sido fotografiado a 170 kilómetros por hora en el túnel de Malmasín dirección Donostia, cuando la velocidad está limitada a 80 en ese tramo.

Este durangarra no salía de su asombro  El denunciante presentó un escrito alegando que la denuncia por velocidad ha tenido lugar días después de que presentara la denuncia en la comisario de la Ertzaintza de Durango.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.