Ei! Berriak

[eiberri.eus] La próxima semana comienzan los trabajos para asegurar la ladera de Arane en Eibar

Tras el desprendimiento que tuvo lugar el pasado 28 de abril
Con los trabajos que se lleven a cabo la calle volverá a estar abierta. FOTO: Archivo

EIBAR.- Los trabajos para asegurar la ladera de monte en la que el pasado 28 de enero se produjo un desprendimiento de tierra que ocupó parte de la calzada en la zona de Arane, se iniciarán el próximo viernes, 8 de marzo, después de que esta semana la propiedad de los terrenos haya presentado el proyecto para llevar a cabo las obras. Si no surgen imprevistos en su ejecución, los trabajos estarán terminados en el plazo de cinco o seis semanas y se reabrirá la vía al paso de vehículos y peatones.

La adopción de una solución definitiva ha sido consecuencia de los diferentes estudios llevados a cabo durante este tiempo y de las reuniones para alcanzar un acuerdo mantenidas entre los propietarios de los terrenos y el Ayuntamiento, así como con empresas especializadas. De hecho, el pasado día 19 de febrero, el Alcalde, Miguel de los Toyos, mantuvo una reunión con la propiedad para instarle a que presentara el proyecto definitivo que permitiera poner fin al problema.

En palabras del Alcalde, “el proceso seguido a partir del momento en que se produjo el desprendimiento, se ha prolongado más tiempo del que nos hubiera gustado, en especial, por las molestias que el cierre de la carretera ha venido ocasionando a los vecinos y vecinas. Pero, aun así, la solución técnica era complicada, por lo que ha resultado necesario estudiar de forma detallada el terreno y analizar sosegadamente las alternativas. Y, en ese sentido, se ha optado por hacer las cosas bien, hallar una solución definitiva a este problemático talud y, sobre todo, dado que existía el riesgo de más desprendimientos, garantizar en todo momento la seguridad de las personas”.

Cuando a finales de enero se produjo el deslizamiento en la cabeza del talud, motivado por las intensas lluvias que tuvieron lugar en esas fechas, cayó abundante tierra y piedras sobre la carretera, obligando a tomar la decisión de cerrar la calle. Siguiendo las indicaciones del Ayuntamiento, la propiedad comenzó a trabajar desde el mismo día del incidente y con la máxima celeridad posible para encontrar una solución definitiva al problema que presenta el talud.

Desde un inicio se pudo comprobar que la solución presentaba múltiples complicaciones desde el punto de vista técnico y de seguridad, siendo este último el motivo del tiempo invertido en la concreción de una solución con garantías. Finalmente, entre las múltiples opciones existentes, se ha seleccionado la que resuelve de manera definitiva el problema.

El motivo de que durante este tiempo la carretera haya estado cerrada al paso de vehículos y de viandantes ha sido que existía un riesgo real de nuevos desprendimientos, por lo que, y ante ese riesgo, desde el Ayuntamiento se ha preferido mantener el vial cerrado, primando en todo momento la seguridad de los ciudadanos y ciudadanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.