Ei! Berriak

«Hiru gizon ilustre», el villancico que un bertsolari eibarrés convirtió en himno de Urkizu

El disco Eibarko Kantak de la txaranga Ustekabe recoge la conocida canción, una versión del villancico “Hiru errege datoz”

Imagen de la presentación del disco Eibarko Kantak

EIBAR.- El disco Eibarko Kantak publicado por la txaranga Ustekabe recoge la conocida canción “Hiru Gizon Ilustre”. Lo que mucha gente no sabe es que en realidad es una versión del villancico “Hiru Errege Datoz” (Vienen Tres Reyes), realizada por el bertsolari eibarrés Anbrosio Atxa “Itsaso”. En el espectáculo de presentación del disco Eibarko Kantak sorprendió a algunos de los presentes la puesta en escena de dantzaris de Kezka, disfrazados de Reyes Magos y teatralizando la letra eibarresa antes de proceder a bailar el zortziko, kalejira y ezpata-dantza que Ustekabe ha hecho a partir de esta canción popular, pero se trató realmente de explicar la canción haciendo un guiño también a su origen. 

La canción original es conocida en muchos rincones de Euskadi, especialmente en la costa y, tal y como menciona la bibliografía de la publicación de Ustekabe, fue una de las canciones recogidas por Jesus María Arozamena y Tomas Garbizu en el libro “Viejas canciones donostiarras. Donostiako kantu zarrak” editado en 1971 por la Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián. El bertsolari eibarrés “Itsaso” versionó la letra, manteniendo la melodía e incluso parte de la letra, para conseguir una de las canciones más populares de Eibar, que cuenta las aventuras de tres txikiteros: Aulesti, Lope e Iria.

Se da la circunstancia de que, aparentemente, los tres fueron personajes reales eibarreses, ya que en diferentes publicaciones se hace mención a los mismos. Sobre Aulesti, recogía Toribio Etxebarria en su libro “Viaje por el País de los Recuerdos” que era un “pequeño barbilampiño” procedente del municipio vizcaíno de Aulestia, que era requerido en los bares locales por su prodigiosa memoria para contar historias, cantar canciones y repetir mítines, siendo mencionado también junto a “Lopetxua” en un bertso que recuerda un enfado entre ambos. 

“Lopetxuak zittuan lau edo bost ahuntz bizar kokozpian”

“Eguardiko lelengo kanpaia zanetik bedratzigarren drauna amaittu baño len, Galdaramiñotik Portalerañok eiñ ei eban beiñ Lopetxuak. Ifar-aldetik Eguardira begira…”

(De la primera campanada de las doce a la nona de la oración, dicen que Lopetxua bajó de Galdaramiño al Portal. Del Norte mirando al Sur…). 

(Toribio Etxeberria, “Flexiones verbales y lexicón del euskera dialectal de Eibar”)

“Aulesti-txiki , un curioso barbilampiño venido de la aldea vizcaína de su nombre a los trabajos de la armería –que ejercían gran atracción en derredor–, tenía el privilegio de una memoria prodigiosa que le permitía retenerlo todo sin esfuerzo. Además de ser un archivo viviente de todas las coplas de la picaresca 5 vasca y del anecdotario de Fernando de Amézqueta , una especie de Quevedo que en nuestra tierra del vascuence carga con la paternidad de todas las ingeniosidades más o menos procaces y volterianas que circulaban en ella, Aulesti-txiki era famoso y muy solicitado por la sociedad de las tabernas por la fidelidad y el énfasis con que repetía aquel discurso, especie de gran sinfonía, de “…grande es el Dios de Sinaí”, de Castelar, cuando los encuentros oratorios de este con el cura Manterola en las Cortes 6 Constituyentes.” 

(Toribio Etxeberria, “Viaje por el País de los Recuerdos”).

“Lopetxua ta Aulesti

Hasarratu ziran

Lopetxuak esan zion

Barriketa gitxi

bestela emongo zion

belarrondoko bi.”

(Eibar Kantuz Kantu)

La letra de “Hiru Gizon Ilustre” habla del estado de embriaguez de los tres, debiendo agarrarse Aulesti al hombro de Lope para no caer de frente, y finaliza con las palabras que propinaba la mujer de Iria sobre su esposo: “no le puedo sacarle Tocayonetikan, porqye gusta mucho ‘napar beltzetikan’, no le gustará tanto Urkuzuko urikan” (no puedo sacarlo del Bar Tocayo porque le gusta mucho el vino tinto navarro, no le gustará tanto el agua de la fuente de Urkizu), para finalizar su verso añadiendo que “Urkuzuko itturrixak baleki berbetan zerbait esango leuke astelehen goixetan” (si la fuente de Urkizu supiera hablar, tendría algo que decir los lunes por la mañana). 

Esta alusión a la refrescante agua de la icónica fuente de Urkizu no es casualidad, ni se trata de una broma que no tenga especial valor en Eibar, y es que existe un motivo por el cual Astelena es el nombre de la Catedral de la Pelota. Era costumbre trabajar los domingos por la mañana en los talleres armeros, por lo que el personal celebraba el fin de la semana el domingo por la tarde con grandes excesos, lo cual provocaba grandes resacas los lunes. Siendo esto así, se popularizó buscar todo tipo de excusas los lunes a fin de justificar el absentismo laboral: pruebas de bueyes, de aizkolaris, partidos de pelota y todo aquello que permitiera apuestas fueron extendiéndose en aquella sociedad eibarresa que transitaba entre los siglos XIX y XX, siendo todas estas actividades muy frecuentadas por los trabajadores y aceptadas como motivos justificados para ausentarse de su puesto de trabajo. Ello llevó a los fundadores del frontón a organizar los partidos de pelota los lunes, dando así nombre al recinto. 

Para el bertsolari eibarrés Anbrosio Atxa, conocido como “Itsaso” por la procedencia de su familia del caserío del mismo nombre situado en la pista de Orbe, en Gorosta Balle, sería difícil de imaginar que su adaptación se convertiría con el paso del tiempo en una de las canciones populares más conocidas de su ciudad, considerada por muchos incluso como himno de Urkizu. Atxa es autor de otras conocidas canciones como Arragueta Kalian o Eibarko Herria, otras dos de las canciones más conocidas en la ciudad armera y que también han sido recogidas en el disco de Ustekabe con estilos totalmente renovados: una, con aires latinos, y la otra, reconvertida en fandango y arin-arin. 

La versión de “HIru Gizon Ilustre” realizada por Ustekabe con la colaboración del músico Jon Viejo la convierte en una alegre canción bailable con ritmos populares, compuesta por tres partes rítmicas sobre la misma melodía, ya que comienza con un zortziko, se convierte en kalejira y finaliza con una ezpata-dantza, por lo que su presentación en el Coliseo contó con la colaboración de Kezka Dantza Taldea mostrando la versatilidad de esta nueva pieza. 

Anécdotas como esta han sido recogidas por la txaranga Ustekabe en unos textos escritos por Josu Mendicute, en el cuaderno que adjuntan a su nuevo disco “Eibarko Kantak”, con ilustraciones de Janire Rodríguez y maquetado por Naia Ferrer. Una importante labor de recuperación del patrimonio inmaterial de la ciudad, un gran trabajo musical dirigido por Xabier Oruesagasti, con Walter Tuzzeo como técnico de sonido y con masterización profesional, que ha contado con la implicación de todos los componentes de la txaranga y más jóvenes de Eibar como Eibarko Koro Gaztea. Está a la venta por tan sólo 10€ en varios establecimientos: bar Ametsa, bar Amesti, bar Zaizoi, bar Guridi, bar Etxegiña, panadería Tarte, confecciones Corral, Helmet House concept store, quiscos de prensa Arriola (Untzaga y Urkizu), así como en la tienda de delicatessen Laiak, en Zestoa, y Astigarraga Gys Sport, en Elgoibar. Un perfecto entretenimiento familiar de fin de año y magnífico regalo para Reyes. Una buena venta del disco será importante para que el trabajo de recuperación realizado por Ustekabe tenga continuidad con nuevos proyectos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.