[eiberri.eus] Inician las obras de mejora en la seguridad del polideportivo Miguel Angel Blanco

 

Una reforma que servirá para poder cumplir con las disposiciones legales vigentes en la actualidad en materia de seguridad
Imagen del polideportivo de Ermua

ERMUA.- El Ayuntamiento de Ermua ha dado inicio esta mañana a las obras para adecuar el interior y los accesos del edificio del polideportivo municipal Miguel Ángel Blanco, un edificio que cumplirá el año que viene 20 años, y que necesita someterse a esta reforma para poder cumplir con las disposiciones legales vigentes en la actualidad en materia de seguridad y evacuación, en particular, con el Código Técnico de la Edificación que data del año 2006.

Con esta obra se pretende aumentar los elementos de seguridad y las zonas de evacuación de usuarios, así como mejorar la evacuación de humo en caso de incendio. Para ello se plantean una serie de actuaciones sobre el inmueble, tanto en su interior como en su exterior.

Por un lado, la reforma contempla la conversión en escalera protegida de la escalera central del edificio que conecta sus diferentes niveles. A la vez, se acometerán mejoras en la sectorización para que la citada escalera cumpla los requisitos en materia de evacuación en caso de incendio, mediante la instalación de puertas cortafuego, y también se mejorará la ventilación del edificio con la instalación de una nueva climatizadora en la cubierta del edificio que dará servicio a la planta donde se encuentra el gimnasio básico, al squash y a la sala multiusos.

Por último, se habilitará una nueva salida en la fachada de Zeharkalea, aumentando con ello a cinco el número de las que actualmente existen en el polideportivo. Esta nueva salida dará servicio, principalmente, a los vestuarios de las piscinas y también a las propias piscinas, mejorando notablemente las condiciones de evacuación.

“Con esta reforma queremos garantizar por encima de todo las condiciones de seguridad de los usuarios y visitantes del polideportivo en caso de que pudiera existir una emergencia”, ha señalado el teniente de alcalde de Deportes, Miguel Ledesma.

La obra fue adjudicada en diciembre del año pasado a la constructora Unebide Obras y Contratas, S.L., que se encargará de llevar a cabo la reforma en la cantidad de 370.069,19 euros, un 6,2% menos respecto a la licitación, y un plazo de ejecución de 4 meses, por lo que si no hay contratiempos podría estar finalizada a finales de septiembre de este año. Por su parte, el proyecto lleva la firma del estudio eibarrés de arquitectura Bosark Arkitektoak

La actividad del polideportivo ha sido un condicionante en el inicio de la ejecución de la obra y se ha seleccionado este tramo del año ya que es a partir de ahora cuando la ocupación del polideportivo es menor que en otras fechas. La constructora ha programado trabajar en muchos momentos durante las noches y también los festivos para interferir lo menos posible en el funcionamiento de la instalación. Para los trabajos más complejos se utilizará el mes de agosto, durante las fechas en las que el polideportivo está cerrado al público.

El IMD advierte, no obstante, que la obra va a causar inevitablemente molestias a los usuarios ya que en algunos momentos los servicios y actividades del polideportivo deberán ser temporalmente trasladados de sus espacios habituales y pide por ello paciencia y comprensión a todos.

 Principales actuaciones

Las reformas de mayor calado consistirán en la construcción de una escalera metálica para casos de evacuación, que comunicará los vestuarios de piscina con la nueva salida de emergencia que se construirá en la fachada del edificio por Zeharkalea y en la conversión en escalera protegida de la escalera que conecta los diferentes niveles del Polideportivo, lo que obligará a compartimentar cada una de sus 5 plantas, así como cambios de los recorridos de evacuación.

En la planta sótano, el almacén existente junto a la escalera y el distribuidor que se encuentra frente al ascensor pasarán a formar parte de la escalera protegida y se habilitará bajo la escalera un área refugio con un espacio de 3 plazas para usuarios con movilidad reducida. Se creará, además, una segunda zona refugio en el espacio que ocupa actualmente la cabina de rayos UVA con capacidad para otras 16 personas con movilidad reducida, 5 de las cuales para sillas de ruedas, para las ocasiones en que se celebren espectáculos no deportivos. Debido a esto, la cabina de rayos UVA cambiará su ubicación a otro espacio dentro de esta misma planta.

En la planta baja, la transformación de la escalera conllevará la reorganización de la zona de aseos de cancha y la habilitación de una nueva puerta de emergencia que se instalará junto a los tornos de entrada, y que es necesaria para cumplir con las normativas que exigen que la distancia entre la puerta de salida del recinto de la escalera y la salida a la calle no exceda de 15 metros en total.

En la primera planta se compartimentará la escalera colocando puertas cortafuego y se habilitará un vestíbulo de independencia para albergar el área refugio correspondiente a esta planta, con capacidad total para 6 personas con movilidad reducida, 2 de ellas para sillas de ruedas.

En la entreplanta que se encuentra por encima, se cerrará el recinto de la escalera con 2 puertas, una a cada lado del distribuidor.

En la planta segunda, se cerrará el recinto de la escalera con 2 puertas, una a cada lado, y se transformará la zona de almacenaje en un vestíbulo de independencia para albergar la zona refugio de esta planta, con una plaza para sillas de ruedas y 2 más para personas con movilidad reducida. Desde este vestíbulo se dará acceso al gimnasio libre y al squash.

En la planta tercera, la zona de aseos y el rack de instalaciones se reorganizarán para dejar espacio a la zona refugio de esta planta, que dispondrá de 1 plaza para sillas de ruedas y 1 para personas con movilidad reducida. Se habilitará una nueva zona de aseos, uno de los cuales será accesible, y un almacén para albergar el rack de comunicaciones.

Por último, en la cuarta planta se ha previsto dividir en dos la única sala actualmente existente, compartimentar la escalera protegida y habilitar una segunda salida. Asimismo, se integrará la zona de instalaciones en la escalera protegida para albergar un área de refugio con 3 plazas para sillas de ruedas  y 7 más para personas con movilidad reducida.

Ya en la cubierta de la cancha se instalarán exutorios en los lucernarios existentes, que estarán conectados al sistema de detección de incendios del edificio y se abrirán automáticamente en caso de producirse una alarma para mejorar la evacuación de humos y la ventilación del espacio, en general.

La ventilación y climatización se modificará para mejorar las condiciones del edificio y liberar espacio en el interior, ya que una de las climatizadoras ocupaba una superficie importante. De este modo, se logrará eliminar, además, gran parte de los conductos que cruzan el espacio de la escalera protegida, y el resto se protegerán con paneles para conseguir que sean resistentes al fuego. También las bocas de incendio existentes junto al ascensor se moverán de sitio para que no queden dentro de la escalera protegida.

El Teniente de Alcalde, Miguel Ledesma, recalca que “era una de las obras anunciadas para este año, necesaria para adecuar un inmueble, como el polideportivo, construido de acuerdo con la normativa de la década de 1990 a los cambios habidos posteriormente”.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.